Cloud Computing

Cloud Computing. ¿Qué es?

Internet está cambiando la forma en que hacemos negocios e interactuamos con la sociedad. Tradicionalmente, el hardware y el software estaban completamente contenidos en el ordenador de un usuario, lo que significaba que accedía a sus datos y programas exclusivamente dentro de su propio ordenador. La computación en la nube (cloud computing) permite acceder a los datos y programas fuera del propio entorno informático. En lugar de almacenar los datos y software en el ordenador o servidor, se almacena en la nube. Esto podría incluir aplicaciones, bases de datos, correo electrónico y servicios de archivos.

Una analogía común para describir la computación en la nube es alquilar versus comprar. Básicamente, alquila capacidad (espacio de servidor o acceso a software) de un proveedor de servicios en la nube y se conecta a través de Internet. En lugar de comprar tus propios requisitos de TI, estás alquilando los de un proveedor de servicios, pagando solo por los recursos que usas.


cloud computing

Características

Amplio acceso a la red

 

Servicio medido

 

Tenencia múltiple

 

Autoservicio bajo demanda

 

Flexibilidad y escalabilidad

 

Agrupaciones de recursos

 

cloud computing

Modelos de despliegue

La computación en la nube tiene 4 modelos en términos de diferentes opciones de acceso y seguridad. Antes de mover los datos a la nube, se deberán considerar qué modelo funciona mejor para el negocio y las necesidades de datos.

Nube privada

Una nube privada es donde los servicios y la infraestructura son mantenidos y gestionados por ti o un tercero. Esta opción reduce los posibles riesgos de seguridad y control, y te servirá si los datos y aplicaciones son una parte central de tu negocio y necesitas un mayor grado de seguridad o requisitos de datos confidenciales.

Nube comunitaria

Existe una nube de la comunidad donde varias organizaciones comparten el acceso a una nube privada, con consideraciones de seguridad similares. Por ejemplo, una serie de franquicias tienen sus propias nubes públicas, pero están alojadas de forma remota en un entorno privado.

Nube pública

Una nube pública es donde los servicios se almacenan fuera del sitio y se accede a través de Internet. El almacenamiento lo gestiona una organización externa como Google o Microsoft. Este servicio ofrece el mayor nivel de flexibilidad y ahorro de costes; sin embargo, es más vulnerable que las nubes privadas.

Nube híbrida

Un modelo de nube híbrida aprovecha las ventajas de los servicios de nube públicos y privados. Al difundir sus opciones a través de diferentes modelos de nube, obtiene los beneficios de cada modelo.

Por ejemplo, se podría usar una nube pública para que los correos electrónicos ahorren grandes costes de almacenamiento, mientras se mantienen los datos altamente confidenciales seguros y protegidos detrás del firewall en una nube privada.


cloud computing

Modelos de servicios 

Hay 3 tipos principales de modelos de servicios de computación en la nube disponibles, comúnmente conocidos como:

  • Software como servicio (SaaS)
  • Infraestructura como servicio (IaaS)
  • Plataforma como servicio (PaaS)

Según tus necesidades, tu empresa podría usar uno de estos modelos de servicio o una combinación de los 3.

Software como servicio (SaaS)

SaaS es la forma más común de computación en la nube para pequeñas empresas. Puedes acceder a aplicaciones de software alojadas en Internet utilizando un navegador, en lugar de aplicaciones tradicionales almacenadas en tu propio PC o servidor. El host de la aplicación de software es responsable de controlar y mantener la aplicación, incluidas las actualizaciones y configuraciones de software.Como usuario, tienes un control limitado sobre la aplicación y la configuración. Un ejemplo típico de un SaaS es un servicio de correo basado en la web o un sistema de gestión de relaciones con el cliente.

Infraestructura como servicio (IaaS)

Por lo general, IaaS significa comprar o alquilar la energía de tu ordenador y el espacio en disco de un proveedor de servicios externo. Esta opción permite acceder a través de una red privada o a través de Internet. El proveedor del servicio mantiene el hardware físico de el ordenador, incluido el procesamiento de la CPU, la memoria, el almacenamiento de datos y la conectividad de la red.

Los ejemplos de IaaS incluyen Amazon EC2, Rackspace y Windows Azure.

Plataforma como servicio (PaaS)

PaaS se puede describir como un cruce de ambos, SaaS e IaaS. Básicamente alquila el hardware, los sistemas operativos, el almacenamiento y la capacidad de red que proporciona IaaS, así como los servidores de software y los entornos de aplicaciones. PaaS ofrece más control sobre los aspectos técnicos de tu configuración informática y la capacidad de personalizar para satisfacer tus necesidades.


Submodelos adicionales

Además hay numerosos submodelos ofrecidos por los CSPs (Cloud Service Provider) y se prevé que sigan apareciendo más en el futuro. Los submodelos adicionales definidos por ISO son los siguientes:

Comunicación como Servicio (Communication as a Service)

Incluye comunicaciones en tiempo real, servicios de interacción y de colaboración y puede proporcionarse como PaaS o como SaaS. Un ejemplo de este tipo de servicio es Skype Profesional, parte de Microsoft.

Computación como Servicio (Compute as a Service, CompaaS)

Supone un suministro y uso de recursos de procesamiento necesarios para poner en marcha y hacer funcionar un software. Este servicio se entrega como IaaS, y fue de hecho el modelo de servicio cloud original. En los inicios de las ofertas de EC2 de Amazon, los clientes compraban capacidad de procesamiento y se les facturaba usando un modelo basado en el consumo.

Almacenamiento de datos como Servicio (Data Storage as a Service, DSaaS)

Consiste en el suministro y uso del almacenamiento de datos y las correspondientes funcionalidades y puede ser parte de IaaS, PaaS o SaaS. Los ejemplos típicos de DSaaS son las ofertas de almacenamiento virtual de datos ofrecidos por Dropbox, Box, Google Drive o OneDrive de Microsoft. En todos ellos, los usuarios pueden conectarse al servicio cloud y usar la nube para guardar archivos.

Red como Servicio (Network as a Service, NaaS)

ISO lo define como “transporte de conectividad y funcionalidades de red relacionadas”. Puede ser entregado como IaaS, PaaS o SaaS y puede consistir en una mejora de la red, seguridad y cambios del ancho de banda. Un típico ejemplo de NaaS son los servicios de redes virtuales privadas (VPN) ofrecidos por los proveedores cloud (CSP). El usuario se conecta a la infraestructura de red del proveedor cloud y a la nube ofreciendo para ello túneles para el tráfico de red del cliente que usan el servicio a través de VPN por medio de la nube.


cloud computing

Lo que no es cloud computing

Mientras que las definiciones dadas por ISO y NIST abarcan gran variedad de configuraciones informáticas, hay algunos servicios que no pueden ser considerados verdaderos servicios cloud:

Centros de datos remotos o servicios IT externalizados: muchos proveedores IT confunden la definición de IT externalizado con el cloud computing , como si se tratara de una nube privada. Pero que alguien gestione tu centro de datos, no significa que el servicio esté alojado en la nube. Así, los verdaderos servicios en la nube necesitan en todo caso un componente de autoservicio, necesitan ser automáticamente escalables según su utilización y que el cliente pague según consumo o según la banda de ancho y almacenaje utilizados.

Alojamiento de máquina virtual: si bien es cierto que el alojamiento de máquina virtual es una labor esencial en la nube, el simple hecho de que este alojamiento exista en un centro de datos remoto no proporciona todos los beneficios que implica el funcionamiento de la máquina virtual en la nube. Por ejemplo, en la nube el cliente no se tiene que preocupar sobre si el entorno de alojamiento cuenta con recursos suficientes para albergar una única máquina virtual o miles de ellas, porque el proveedor de la nube es capaz de un escalado automático que se ajuste a las necesidades de las máquinas virtuales.

Sitios o aplicaciones con base web: Muchos de los servicios ofrecidos vía web pueden parecer o asemejarse a los servicios en la nube pero, tras esa apariencia, el sitio en realidad funciona sobre un número fijo de máquinas u otros recursos. Si la demanda de servicios crece, un servicio que no está en la nube no es capaz de un escalado que se ajuste a dicha demanda, con lo que la calidad del servicio disminuye para el total de usuarios. Un verdadero sitio o aplicación en la nube es aquel capaz de utilizar una gran cantidad de recursos y de un escalado que concilie demandas razonables de los usuarios sin que afecte a la calidad del servicio.

Email basado en Internet: Los servicios email vía web fueron algunos de los primeros servicios cloud de la modalidad Software-as-a-Service ofrecidos por grandes proveedores como Microsoft Office 365 y Google Gmail. Mientras que estas ofertas son verdaderos servicios en la nube, otras soluciones email ofrecidas vía web no presentan las mismas funcionalidades de autoservicio, ni pueden ser multi-tenencia ni ofrecen escalabilidad a medida que más clientes usan el servicio. Además, algunos servicios que no están en la nube se alojan en centros de datos en una única ubicación, por lo que no es posible pasarlos a otra o muestran rendimientos mediocres si se accede a ellos en remoto.

Computación en modo Cliente-Servidor: Fue popular antes de que apareciera el cloud computing. Por ejemplo, en muchas empresas de distribución cuyos empleados usaban dispositivos para gestionar la relación con los clientes, estos dispositivos interactuaban con servidores ubicados en lugares remotos con los que intercambiaban datos, por ejemplo registros de ventas. Aunque pueda parecer que esos servidores estuvieran en la nube, simplemente estaban en otro lugar, sin ofrecer las características esenciales de la nube como su rápida flexibilidad, escalabilidad y grupos de recursos. Tampoco estaban disponibles otras características como el autoservicio. Así, añadir un nuevo sistema de punto de venta (Point of Sales) requería habitualmente visitas presenciales y extensos manuales de configuración.


cloud computing

¿Dónde está la nube?

Los actuales proveedores de la nube usan un sistema modular de servidores, almacenamiento de datos y componentes de red que pueden ser volcados en centros de datos de cualquier lugar del mundo. Estos módulos están conectados a la red eléctrica para obtener energía y a agua para su refrigeración con lo que pueden ser suministrados de manera automática para añadirse a la nube.

Los principales proveedores generalmente tienen centros de datos repartidos por todo el mundo que prestan servicio a los usuarios locales y actúan de manera subsidiaria en caso de interrupciones en otros centros de datos. En algunos casos, estos centros de datos solo están disponibles para grupos determinados de usuarios en función de requisitos o normativa de residencia nacionales, o se dirigen a las necesidades específicas de una comunidad de clientes, como por ejemplo los usuarios de organismos públicos. En otros casos, el uso de administradores de los centros de datos locales es el modo que tienen los proveedores cloud de que los requerimientos establecidos para los datos de los organismos públicos locales sean controlados por el departamento jurídico del administrador del centro de datos local.

Por último, lo que se debe exigir a un vendedor cloud es suministrar un acceso a sus servicios en la nube transparente, sin interrupciones, seguro y rápido, desde prácticamente cualquier lugar del mundo, y que a la vez cumpla con los requisitos jurídicos de cada lugar y cliente.


cloud computing

Beneficios de la computación en nube

La computación en la nube ofrece muchos beneficios para tu negocio. Permite configurar lo que es esencialmente una oficina virtual para darte la flexibilidad de conectarte a tu negocio en cualquier lugar y en cualquier momento. Con el creciente número de dispositivos habilitados para la web que se utilizan en el entorno empresarial actual (por ejemplo, teléfonos inteligentes, tabletas), el acceso a tus datos es aún más fácil. La mudanza de tu empresa a la nube tiene muchos beneficios:

Reducción de los gastos de TI. Pasar a la computación en la nube puede reducir el gasto de administrar y mantener tus sistemas de TI. En lugar de comprar costosos sistemas y equipos para tu negocio, puedes reducir costes utilizando los recursos de tu proveedor de servicios de computación en la nube. Es posible que puedas reducir gastos de operación porque:

  • El coste de las actualizaciones del sistema, nuevo hardware y software puede estar incluido en tu contrato
  • Ya no es necesario pagar salarios para personal experto
  • Sus costes de consumo de energía pueden ser reducidos
  • Hay menos retrasos de tiempo

Escalabilidad. Tu empresa puede ampliar o reducir de forma rápida sus operaciones y necesidades de almacenamiento para adaptarse a su situación, lo que permite flexibilidad a medida que cambian tus necesidades. En lugar de comprar e instalar costosas actualizaciones que dependan de tu proveedor, puedes hacerlo tú mismo.. El uso de la nube libera tu tiempo para que puedas continuar con tu negocio.

Continuidad del negocio. Proteger tus datos y sistemas es una parte importante de la planificación de la continuidad del negocio. Ya sea que experimente un desastre natural, un corte de energía u otra crisis, tener tus datos almacenados en la nube garantiza que estés respaldado y protegido en un lugar seguro. Poder acceder a tus datos de nuevo rápidamente te permite hacer negocios de la manera habitual, minimizando el tiempo de inactividad y la pérdida de productividad.

Eficiencia de colaboración. La colaboración en un entorno de nube le da a tu empresa la capacidad de comunicarse y compartir más fácilmente fuera de los métodos tradicionales. Si estás trabajando en un proyecto en diferentes ubicaciones, podrías usar la computación en la nube para darles a los empleados, contratistas y terceros acceso a los mismos archivos. También puedes elegir un modelo de computación en la nube que facilite compartir tus registros con tus asesores (por ejemplo, una forma rápida y segura de compartir registros contables con tu contable o asesor financiero).

Flexibilidad de las prácticas laborales. La computación en la nube permite a los empleados ser más flexibles en sus prácticas laborales. Por ejemplo, tiene la capacidad de acceder a los datos desde su casa, durante las vacaciones o a través del viaje hacia y desde el trabajo (siempre que se tenga una conexión a Internet). Si necesitas acceder a tus datos mientras te encuentras fuera del trabajo, puedes conectarse a tu oficina virtual de manera rápida y fácil.

Acceso a actualizaciones automáticas. El acceso a actualizaciones automáticas para tus requisitos de TI puede estar incluido en tu tarifa de servicio. Dependiendo de tu proveedor de servicios de computación en la nube, tu sistema se actualizará regularmente con la última tecnología. Esto podría incluir versiones actualizadas de software, así como actualizaciones de servidores y poder de procesamiento de la computadora.


cloud computing

Riesgos de la computación en la nube

Antes de considerar la tecnología de computación en la nube, es importante comprender los riesgos que conlleva mover tu negocio a la nube. Debes llevar a cabo un proceso de evaluación de riesgos antes de que cualquier control sea entregado a un proveedor de servicios. Deberías considerar los siguientes problemas:

Acuerdo de privacidad y acuerdo de nivel de servicio. Deberás contar con acuerdos adecuados con proveedores antes de que comiencen los servicios. Esto te protegerá contra ciertos riesgos y también describirá las responsabilidades de cada parte en la forma de un acuerdo de nivel de servicio (SLA). Debes leer el SLA y asegurarte de que comprendes lo que estás aceptando antes de firmar. Asegúrate de comprender las responsabilidades del proveedor del servicio, así como tus obligaciones.

Seguridad y protección de datos. Debes considerar cómo se almacenarán y garantizarán tus datos cuando subcontrates a un tercero. Esto debe describirse en el acuerdo con el proveedor de servicios, y debes abordar las mitigaciones de los riesgos de gobierno y seguridad. Debes cubrir quién tiene acceso a los datos y las medidas de seguridad vigentes para proteger los datos.

Ubicación de datos. Los proveedores de servicios de computación en nube a menudo se encuentran fuera del domicilio fiscal de la empresa. Antes de comprometerte, debes investigar dónde se almacenan tus datos y qué leyes de privacidad y seguridad se aplicarán a ellos.

Legislación y regulación. Deberá tener en cuenta los requisitos legislativos y reglamentarios cuando se guarden datos personales (por ejemplo, la Ley de Privacidad y Protección de Datos). Si los datos se almacenan fuera de tu país (por ejemplo, si tu empresa utiliza un proveedor de servicios en el extranjero), también deberás conocer la legislación y los requisitos de regulación en esa ubicación geográfica.

0 comentarios

Enviar un comentario

¡No olvides compartir!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies