Seleccionar página

Esto a mí no puede pasarme: filtraciones de datos personales

mujer pensando que esto no puede pasarle

8 de abril de 2021

Esta semana ha saltado a la luz pública la filtración de los datos personales de unos quinientos millones de usuarios de Facebook. Y esta es solo una más de las filtraciones masivas que llevan produciéndose periódicamente desde hace años. Ante estas situaciones la reacción normal es encogerse de hombros y esperar que no te haya tocado la lotería. Hasta ahora.

Afortunadamente ya hay herramientas para saber si tu cuenta de correo electrónico ha sido víctima de alguna de estas filtraciones y, si se da el caso, actuar en consecuencia. Una de las más populares es la página web Have I Been Pwned, que recopila las cuentas expuestas en una base de datos masiva para que puedas consultar si has sido una de las víctimas. Es un servicio gratuito y solamente hay que introducir tu correo o correos electrónicos y ver en qué plataformas se han filtrado tus datos.

Muy bien, pero ¿qué hago si resulta que una o varias de mis cuentas han sido expuestas? Lo primero es mantener la calma. Consulta tranquilamente qué datos se han visto comprometidos. Normalmente se filtran datos poco críticos como nombres de usuario o datos personales secundarios como la fecha de nacimiento. Si se filtran datos sensibles como tu DNI o datos bancarios lo más apropiado será que consultes, si lo tienes, con tu abogado y seguramente debas denunciarlo ante la policía.

En cualquier caso, si los datos de una cuenta se han visto comprometidos el siguiente paso es cambiar la contraseña en esa plataforma y, como seguramente sea el caso, en todas las plataformas en las que uses esa cuenta de correo y tengas la misma contraseña. Esto es como perder un juego de llaves, si una llave la usas para abrir varias puertas tendrás que cambiar las cerraduras de todas las puertas.

Pero ojo, aprovecha esta ocasión para no caer en el mismo error y esta vez usa una contraseña robusta y distinta para cada sitio. En entradas anteriores os dimos la clave para esto: usar un gestor de contraseñas. Si no usas uno ya, ¡este es el momento!

Este tipo de ataques serán cada vez más y más frecuentes pues los datos personales se han convertido en el gran tesoro de internet. Esto no puede llevarnos al pánico, pero sí que debemos todos actuar en consecuencia y tratar de tener la máxima seguridad, sobre todo cuando hay herramientas que nos facilitan mantener y generar contraseñas de calidad.

Nos vemos dentro de dos semanas con otra entrada en el blog, si tienes cualquier consulta no dudes en mandárnosla a través del cuestionario de aquí abajo y estaremos encantados de atenderte.

¡Hasta pronto!